27 de marzo, ¡Feliz día de… el teatro!

Comparte en redes sociales...

27 de marzo, ¡feliz día de… el teatro! Así es, damas y caballeros, hoy toca habla de TEATRO.

He intentado averiguar porqué se decidió en 1961 elegir esta fecha pero sin resultados… Vale como investigadora no valgo mucho, pero venimos a hablar de teatro.

Ay, el teatro, una de mis pasiones tanto como espectadora cómo actriz aficionada. La primera parte lo he sabido desde siempre, pero la segunda no fue hasta que empecé con el rol en vivo. Porque debo confesarlo, fue la práctica del rol (y en concreto la modalidad de vivo) la que me animó a tomar clases de actuación.

Evidentemente hay un salto entre lo que es jugar una partida e interpretar una obra, además no puedo ni quiero hablar desde un punto de vista profesional sobre el teatro. Quiero hablar desde «la afición» y hacer una reivindicación: debemos tener más teatro en nuestras vidas.

Un viejo bolero decía eso de «teatro, la vida es puro teatro» cargándolo de un dramatismo que siendo cierto, no tiene por qué ser siempre verdad. Mediante las clases de teatro me he dado cuenta de la poca atención que prestamos a nuestro cuerpo, y no es que no vivamos en un mundo en el que no se le dé suficiente culto, vivimos en un mundo en el que se nos ha olvidado que nuestro cuerpo también es una herramienta para expresarnos. Porque el teatro va de eso, el actor no solo presta su voz y apariencia, también presta todo su cuerpo, sus movimientos, su postura, para transmitir y en suma representar la obra de un autor.

Pero vuelvo a insistir yo quiero hablar desde más abajo, y hablar desde el rol. El rol es un ejercicio dentro del teatro, evidentemente no se llevan manuales a un ensayo (molaría, pero ya estaríamos haciendo… ¡Rol en vivo!, por ejemplo), pero si es la mejor manera para empezar a dejar de ser «mi yo», ese señor del día a día que va al trabajo, se estresa y que tristemente ¡ya no juega!¡Creció, se hizo mayor y tomó responsabilidades! Y cuando se deja de ser uno mismo, uno se libera; y cuando uno deja de ser uno mismo, y empieza a ser otra persona ¡se divierte!

Y aquí ya me he liado, no sé si vine a hablar de rol o de teatro… Porque yo en realidad lo que quería es animarte a ti jugador a desmelenarte en cada partida, y no estoy hablando solo de vivo, sino de mesa. Disfruta interpretando tu personaje, porque cuando te levantas ya esa princesa guerrera, ese bárbaro del norte, ese paladín hechizado, ese vampiro hortera… digamos se queda fuera de su entorno. TEATRO, que sí que me enfoco. Hoy 27 de marzo celebramos que exista, porque antes de Netflix, de HBO, de la televisión, de la radio, del cine… estuvo, está y estará el teatro. Y mira que siempre (no importa cuándo leas esto) se lo ponen difícil. Y solo hay que rebuscar levemente para encontrar propuestas interesantes, trabajo de actores, actrices, directores, técnicos, … todo un conjunto de personas que sienten pasión por lo que hacen y que es fácil de verlo pues su trabajo no tiene otro objetivo que exponerlo antes nosotros. Así que ¡id al teatro!


Articulo escrito por: Eva Bocanegra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.